Suministro Público

En esta área, se trabaja brindando soporte técnico a municipios, cooperativas y empresas, que tienen a su cargo el servicio de distribución de agua corriente.

Los trabajos que se llevan a cabo, comprenden la evaluación del recurso hídrico subterráneo, la dirección técnica o ejecución de las obras de captación y el monitoreo químico de la explotación de agua subterránea que se emprende.

Cada uno de estos temas son tratados, con mayor detalle, en las siguientes secciones de este sitio: Prospección, Captación, Manejo y Optimización.

En la sección Estudios y Proyectos se citan y enumeran, para la Provincia de Buenos Aires, las localidades en donde se han desarrollado trabajos en esta temática. Se brinda, además, un informe sintético de las principales características de la localidad en este aspecto; pudiendo citarse, a modo de ejemplo, lo puntualizado para las localidades de:

  • Bragado

    La localidad de Bragado se emplaza en la Cuenca Sedimentaria del Salado, la cual constituye una estructura deprimida (sineclisa) con un potente relleno sedimentario, de más de 6.000 m en el sector profundo (Cabo San Antonio) y alrededor de 2.500 m en el sitio aquí considerado (Zambrano, 1974).

    En el aspecto geológico, las unidades estratigráficas reconocidas, tanto en superficie como en subsuelo, comenzando por la más reciente, son las siguientes: [ Ver Fig.1 ]

    · Postpampeano. Comprende a todos los depósitos modernos que se acumularon desde el Pleistoceno superior a la actualidad, agrupando a las Formaciones Junín (De Salvo et al, 1969) y Luján (Frengüelli, 1950). La primera, también conocida como "Médano Invasor" (Tapia, 1935), es de origen eólico y está constituida por arenas finas bien seleccionadas, que conforman acumulaciones medanosas discontinuas en la zona de estudio. Por su parte la Fm. Luján, de origen fluviolacustre está integrada por sedimentos limo-arenosos y arcillosos, ocupa ámbitos deprimidos (Río Salado, A° Saladillo y depresiones lagunares). Hidrogeológicamente, esta Formación tiene un comportamiento acuitardo a acuícludo y elevada salinidad.

    · Pampeano. Bajo esta denominación se agrupa a las unidades: Ensenadense y Bonaerense (Ameghino, 1889). Debido a que las dos unidades son muy similares litológicamente, resulta difícil distinguirlas, no sólo a partir de muestras de perforaciones, sino también en perfiles accesibles a la observación directa. Por ello, a fin de simplificar el esquema estratigráfico son agrupadas bajo la denominación genérica de Pampeano.
    Se trata de sedimentos limo-arenosos, algo arcillosos, de coloración castaño rojiza. Su composición mineralógica es del tipo volcánico-piroclástica y su transporte y acumulación deriva principalmente de la acción eólica. Son frecuentes las intercalaciones calcáreas, ya sea en forma de nódulos o estratiformes (tosca).
    El Pampeano, con un espesor promedio superior a 100 m, tiene suma importancia hidrogeológica ya que contiene al acuífero Epipuelche -de características libre- que provee de agua potable a Bragado.

    · Arenas Puelches. La Fm. Puelches o Arenas Puelches está constituida por arenas cuarzosas, con niveles pelíticos en su techo y arenas gruesas en su base. La unidad es de origen fluvial y su edad Plio-Pleistoceno. La Fm. Puelches se dispone en forma discordante sobre la Fm. Paraná, alcanzando en Bragado un espesor de 49 m (Artaza, 1940).
    Las Arenas Puelches tienen un comportamiento acuífero, alojando al acuífero homónimo de comportamiento semiconfinado. En el aspecto hidroquímico, tomando como base los valores de resistividad obtenidos a partir del trabajo de geofísica desarrollado se infiere, para este acuífero, una elevada salinidad.

    ·Formación Paraná. Conforma la unidad geológica más antigua detectada en Bragado, a través de la perforación realizada en la Plaza San Martín por la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires en el año 1912. Esta perforación penetró 36 m en la Fm. Paraná, sin alcanzar su base. Litológicamente se trata de arcillas verdes azuladas, fosilíferas, de origen marino y edad Mioceno superior.


    Hidrodinámica Subterránea


    Con el objeto de establecer el comportamiento dinámico del agua subterránea, se elaboró el [ Mapa 1 ] . El mismo reproduce mediante curvas equipotenciales, la forma de la superficie freática en el área de estudio. Es importante destacar que, las perforaciones del servicio centralizado tienen una mayor profundidad (70 m) que las utilizadas en la delimitación del cono de depresión generado por las mismas. Tanto las primeras (pozos de 70 m), como las últimas (pozos someros de 18 m de profundidad promedio) captan el mismo acuífero alojado en los Sedimentos Pampeanos y el hecho que, la delimitación del cono de depresión se halla realizado no sólo en base al relevamiento de los pozos profundos, sino también a partir de perforaciones someras permite deducir el alto grado de comunicación hidráulica existente en subsuelo. Por ello, resulta conveniente hablar de un sólo acuífero de características libre, con diferentes niveles productivos coincidentes con sectores de loess de mayor porosidad secundaria.

    En el mapa 1 puede apreciarse la morfología de la superficie freática, que es del tipo radial divergente en la zona de recarga y radial convergente en las de descarga natural. En el mapa se identifican claramente tres ámbitos de recarga, separados por uno de descarga. El ámbito de recarga que se ubica al norte de Bragado, en coincidencia con la cadena medanosa, tiene forma estrecha y alargada. La divisoria de agua subterránea se orienta en dirección NO-SE, dirección general que también sigue el agua en su recorrido subterráneo, con un gradiente hidráulico promedio de 1 m/km, hacia la zona de descarga principal vinculada con la depresión conformada por: Laguna Municipal, A° Saladillo y Laguna de Bragado.

    El ámbito de recarga ubicado al SE de Bragado se diferencia del anterior por su mayor expresión areal. La divisoria de agua subterránea se orienta en dirección meridiana y el sentido predominante del flujo es NE y NO, con gradientes hidráulicos promedios de 1,5 y 0,6 m/km, respectivamente. La mayor pendiente de la superficie freática hacia el NE, es solidaria con la pronunciada pendiente topográfica que evidencia el relieve -a partir de la divisoria- en dicha dirección, o sea hacia el A° Saladillo.

    Por el contrario, el exiguo gradiente hidráulico (0,6 m/km) que observa el flujo, desde la divisoria considerada, hacia el noroeste afecta a un área de 110 km2 y es reflejo de un relieve plano, casi sin expresión morfológica, que tiene su ápice en la depresión conformada por: Laguna Municipal, A° Saladillo y Laguna de Bragado. Este eje conforma el ámbito de descarga natural del citado escurrimiento. También se destaca un ámbito de descarga artificial, producto de la extracción que se realiza a través de las perforaciones de abastecimiento, el cual se caracteriza por su forma elongada en sentido N-S, representada por la equipotencial de 53 m.

    Este cono de depresión, cuyo ápice se emplaza 10 m por debajo de la curva equipotencial que lo limita exteriormente (53 m), es producto de la concentración de perforaciones (seis pozos distribuidos en seis hectáreas). En este, el gradiente hidráulico crece a unos 100 m/km, con el consiguiente efecto perjudicial, tanto en el aspecto dinámico como químico para el agua subterránea, al favorecer el ascenso de aguas, más profundas, salinizadas.

    Por último, otro ámbito de recarga de agua subterránea, es el ubicado entre el Río Salado y el A° Saladillo el cual alcanza una longitud de 20 km, extendiéndose desde cota 60 m al NE de la estación La Limpia, hasta cota 50 m a la altura de la estación Larrea.

    Al norte de Mechita, el escurrimiento subterráneo es principalmente hacia el Río Salado, con un gradiente promedio de 1,2 m/km. Pero al sur de Mechita, se presenta un escurrimiento fuertemente divergente, a partir de la divisoria, que se dirige tanto hacia el Río Salado como hacia el A° Saladillo. En este caso la pendiente hidráulica se reduce, respecto al sector anterior, a la mitad acompañando ello la menor expresión altimétrica existente.


    Profundidad del agua


    En el área de estudio se pueden diferenciar [ Mapa 2 ], con relación a la evolución de la profundidad del agua subterránea, cuatro sectores cada uno de los cuales responde a determinadas particularidades ya sean estas naturales (gradiente hidráulico, permeabilidad, mayor o menor posibilidad de efluencia subterránea, etc.) o artificiales (extracción para consumo).

    Las menores profundidades, se presentan en los dos sectores que tienen como ámbito de descarga común la depresión: Laguna Municipal-A° Saladillo-Laguna de Bragado. Es evidente que este ámbito actúa como una verdadera barrera hidráulica, que retarda la capacidad de efluencia subterránea del sistema, lo cual se refleja en el exiguo gradiente hidráulico existente en dichos sectores: 0,6 m/km en el sector ubicado al SE de la depresión y 1 m/km en el sector ubicado al NW de la misma.

    En el ámbito de influencia del cono generado por las perforaciones de abastecimiento, la profundidad del agua aumenta rápidamente de 2 m a más de 4 m en la parte central del cono y alcanza, puntualmente en las perforaciones, valores de 11 m de profundidad.

    Continuando con los ámbitos no disturbados por la acción antrópica, se tienen otros dos sectores que -al igual que en el caso mencionado al inicio- se encuentran separados por un ámbito de descarga principal del agua subterránea, conformado por la Laguna de Bragado. Uno de ellos se encuentra ubicado al sur y otro al norte de dicha laguna. Ambos observan profundidades del agua, entre 1 y 2 m. Esta profundización de agua subterránea se debe a una posibilidad de drenaje más rápido que se refleja en un mayor gradiente hidráulico y que, en el caso del sector ubicado al sur de la laguna, se materializa hacia el A° Saladillo y en el caso del sector ubicado al norte de dicha laguna lo hace hacia el Río Salado.

    El último sector que resta describir es el situado al sur de la estación Mechita. Allí el agua se ubica entre 4 y 5 m de profundidad, respondiendo ello a la posibilidad de efluencia subterránea, que posibilita la cercanía de la divisoria al Río Salado y A° Saladillo. Lo descripto contrasta notablemente con lo que sucede en el sector ubicado al noroeste de la Laguna de Bragado, allí los gradientes son iguales a los existentes en el sector ahora descripto (sur de Mechita) y la cota hidráulica y topográfica es 10 m superior en el primero que en este; sin embargo la menor posibilidad de efluencia que tiene el agua subterránea, por la acción de barrera hidráulica que ejerce la depresión: Laguna Municipal-A° Saladillo-Laguna de Bragado, origina el ascenso del nivele freático, a pesar de tener este sector una superior pendiente topográfica que el ubicado al sur de Mechita. Un antecedente que corrobora este funcionamiento de barrera hidráulica de la depresión: Laguna Municipal-A° Saladillo-Laguna de Bragado, está dado por el hecho que un relevamiento realizado en el año 1986, ubicaba el agua subterránea en este sector (noroeste de la Laguna de Bragado) a 3 m de profundidad y en el área de Mechita a 6 m. Actualmente la situación no observa significativa variación para el área de Mechita, pero sí para el primer sector en donde el nivel freático se ubica a menos de 1 m de profundidad. Diferencia que se presenta en un contexto de igual recarga pluvial, en ambos sectores (noroeste de la Laguna de Bragado y el área de Mechita)


    Hidroquímica Subterránea


    El muestreo químico de más de 70 captaciones y la posterior realización de análisis químicos completos, tuvo por objetivo principal poder disponer de una "fotografía" actual sobre la calidad química del agua subterránea en la zona de estudio, permitiendo verificar la existencia de un proceso de enriquecimiento salino desde los ámbitos de recarga hacia los de descarga principal.

    También y como se explicará, con mayor detalle, en el capítulo geofísica se ha corroborado la existencia de un proceso de zonación química vertical del agua subterránea. En este sentido, si bien no se aprecian -en profundidad- variaciones sedimentológicas de importancia en la constitución de los sedimentos pampeanos, como así tampoco en los niveles hidráulicos correspondientes a las perforaciones someras en relación a las profundas, sí se presenta una importante variación química entre las mismas (perforaciones someras y profundas). Verificándose, a través del presente estudio, que dicha variación química responde a un proceso de zonación química vertical del agua subterránea.

    Seguidamente, se procederá a realizar una descripción del comportamiento químico que evidencian los distintos compuestos y elementos que actúan como parámetros de la evolución del agua subterránea.

    La conductividad eléctrica [ Mapa 3 ], expresión de la salinidad, observa predominantemente valores entre 500 y 1000 µS/cm en la mayor parte del área. Los valores máximos (>3000 µS/cm), vinculados a un proceso de enriquecimiento salino por escurrimiento horizontal, se circunscriben al ámbito de descarga principal asociado a la depresión: Laguna Municipal-A° Saladillo-Laguna de Bragado.

    Este incremento de la conductividad, desde las zonas de recarga hacia las de descarga, es solidario con el esquema hidrodinámico planteado a través del mapa 2 y, la máxima salinización que experimenta el agua subterránea en el eje de la depresión: Laguna Municipal-Laguna de Bragado, corrobora el concepto ya explicitado de barrera hidráulica que dicha depresión ejerce respecto al drenaje subterráneo; originando esto un aumento del tiempo de contacto agua-sedimento en dicho sector, lo cual origina a su vez que el proceso de enriquecimiento salino alcance un valor exponencial. Ejemplo: Punto 34 (7000 µS/cm), Punto 10 (16.500 µS/cm) y Punto 5 (>20.000 µS/cm).

    En el caso de las perforaciones profundas del área, como la ejecutada para el ensayo, la conductividad eléctrica supera los 3000 µS/cm. Esto no se asocia al proceso de salinización por escurrimiento horizontal, como lo descripto anteriormente para los pozos someros del resto del área, sino al proceso de zonación química vertical que experimenta el agua subterránea en el ámbito de la localidad de Bragado y alrededores.

    Para establecer la magnitud de este proceso -de zonación química vertical del agua subterránea-, se llevó a cabo una prospección geofísica a través de la ejecución de sondeos eléctricos verticales. La información geofísica fue interpretada con criterio hidrogeológico y así, fue volcada en perfiles geoeléctricos.

    En la [ Fig.2 ] se muestra uno de estos perfiles geoeléctricos, en donde es posible distinguir las distintas electrocapas diferenciadas en el estudio.

    La capa más profunda (< 4 Ohms.m), representa un brusco cambio en la salinidad del agua subterránea. Esta última capa se denomina piso conductor y desde el punto de vista práctico marca la ubicación del agua salinizada (se infiere para la misma una conductividad eléctrica superior a 8000 µS/cm). Resulta importante destacar el brusco incremento que observa la pendiente del techo de esta capa profunda al acercarnos al sector deprimido principal conformado por: Laguna Municipal-A° Saladillo-Laguna de Bragado. Se estima que ello se debe a la extrema salinización que experimenta el agua subterránea, en proximidad a dicho sector, como consecuencia del aumento del tiempo de contacto agua-sedimento, debido al exiguo gradiente hidráulico y mínima efluencia subterránea producto de la acción de barrera hidráulica que, para el drenaje subterráneo, genera dicho sector deprimido. Esta electrocapa puede corresponderse exclusivamente con el acuífero Puelche (SEV 5) o, también, puede abarcar gran parte del acuífero Epipuelche (SEV 1).

    Continuando, hacia arriba, se presenta una capa resistiva con valores promedio entre 7 y 10 Ohms.m, la cual es correlacionada a la zona de interfase agua dulce-agua salada. A partir de los distintos perfiles, surge para la zona de interfase un espesor variable, según se considere la zona de descarga o los ámbitos de recarga principal. Esta electrocapa se asocia exclusivamente al acuífero Epipuelche y según el sector que se analice, recarga o descarga, puede comprender al nivel inferior del acuífero Epipuelche (SEV 6) o al inferior + el intermedio (SEV 1).

    La última electrocapa diferenciada, está asociada a asociada a resistividades entre 15 y 20 Ohms.m y es asimilada al agua subterránea de menor salinidad, es decir al acuífero propiamente dicho. Esta capa observa los mayores espesores en vinculación a los sectores de recarga (SEV 5, 6 y 7) y se acuña en proximidad al ámbito de descarga.

    Del análisis de la evolución del espesor de esta electrocapa en el área de interés, surge una conclusión importante en vinculación a la relación salinidad-profundidad de los pozos. Así, por ejemplo, el pozo profundo ejecutado para la realización del ensayo de bombeo de 72 hs de extensión, tuvo desde que se puso en marcha y hasta la finalización del ensayo una conductividad de 6000 µS/cm (4500 mg/l), mientras que el pozo de observación de profundidad somera y llevado a cabo a 30 m de distancia del anterior, presentó una salinidad de 500 µS/cm (160 mg/l). La respuesta de estas diferencias está, como se ve en la Fig. 2, en las capas que interesan. Mientras el pozo somero capta exclusivamente el acuífero, el pozo profundo capta en parte a este y en parte a la zona de interfase.


  • Marcos Paz

    Geología


    La caracterización estratigráfica de subsuelo, para el área, puede efectuarse a partir de los datos de la perforación Riachuelo Nº5 [ Mapa 1 ] de la ex Dirección de Minas y Geología, ubicada 22 km al Este de Marcos Paz y de 301 m de profundidad. Cabe acotar que en la localidad existen 5 perforaciones, ejecutadas por OSBA para la provisión de agua potable, las cuales no exceden los 80 m de profundidad y cuyos perfiles permitieron ajustar la cota del piso y techo del acuífero principal.

    El sondeo anteriormente citado atravesó las siguientes unidades estratigráficas, que se describen de la más antigua a la más moderna:
    Formación Olivos o El Rojo (Mioceno inferior), está integrada por areniscas y arcillas rojas con yeso y anhidrita, de origen continental. Se extiende entre los 243 y más de 301 m de profundidad (fondo de pozo).

    Formación Paraná o El Verde (Mioceno superior), está compuesta por arenas y arcillas marinas de tonalidades verdosas y azuladas con niveles calcáreos y fosilíferos. Registra 185 m de espesor, entre los 58 y 243 m de profundidad.

    Formación Puelches o Arenas Puelches (Plio-Pleistoceno), conforma una secuencia de arenas cuarzosas, medianas y finas de origen fluvial. En esta perforación (cota 7 m) ocupa el tramo entre 30 y 58 m de profundidad y en Marcos Paz, debido a su mayor altitud (30 m) se emplaza entre 53 y 77 m.

    Pampeano (Pleistoceno), está constituido por limos arenosos pardos (loess); su espesor varía entre 55 m en los ámbitos elevados (Marcos Paz) y 0 m en los deprimidos (llanura baja) donde es reemplazado por el Postpampeano, como sucede en la perforación Riachuelo Nº5. El tramo inferior del Pampeano (Ensenadense basal), está representado por un limo arcilloso de color gris verdoso claro, de unos 5 m de espesor que lo separa de la Formación Puelches infrapuesta.

    Postpampeano (Holoceno), con esta unidad culmina la secuencia estratigráfica. El Postpampeano, se integra por limos arcillosos y arcillas azuladas, de origen fluvial, lacustre y marino; los cuales se ubican en las zonas deprimidas coincidentes con las planicies de inundación de los ríos principales y sus tributarios


    Comportamiento Hidrogeológico


    Se analiza en este punto el comportamiento de las unidades geológicas, en relación a su capacidad para admitir, almacenar y transmitir agua. En función de ello, se distinguen tres secciones hidrogeológicas: Epipuelche, Puelche e Hipopuelche (Sala y Auge,1970).

    La Sección Epipuelche, está integrada por limos arenosos correspondientes al Pampeano y limos arcillosos (Postpampeanos). En el primer caso, es dominantemente acuífera, mientras que el Postpampeano, debido a su litología, posee un comportamiento acuitardo o acuícludo. El Pampeano, tiene mayor relevancia hidrogeológica debido a su continuidad areal y mayor espesor. En esta unidad se han obtenido valores medios de transmisividad (T) de 215 m2/día, permeabilidad (K) de 5 m/día y almacenamiento (S) de 0,05. Hidráulicamente, se comporta como acuífero de moderada productividad (10 - 60 m3/h).

    En el aspecto hidroquímico, el agua es predominantemente del tipo bicarbonatado sódico en la zona de divisorias, con tenores salinos entre 0,5 y 1,5 g/l. Hacia las zonas de descarga (arroyos), la calidad desmejora con tendencia al incremento salino y a la incorporación de cloruros y sulfatos.

    La Sección Puelche, constituye el acuífero más importante identificado en la región. Ello deriva de su condición litológica (arenas francas, sueltas, bien seleccionadas), de su espesor medio (25 m) y del hecho que la recarga se produce in situ a partir del Acuífero Epipuelche, mediante filtración vertical descendente. Este proceso, se realiza a través del limo arcilloso correspondiente al Ensenadense basal, que si bien es de baja permeabilidad actúa como acuitardo. Por lo tanto, cuando existen diferencias de carga hidráulica entre los acuíferos Puelche y Epipuelche el agua circula verticalmente en forma descendente o ascendente. El primer caso, se produce cuando el potencial hidráulico del Epipuelche es mayor que el del Puelche, el restante para la situación inversa.

    Los parámetros hidráulicos medios que caracterizan al Puelche en el ámbito de Marcos Paz son T = 600 m2/d y S = 0,05. A partir del relevamiento de campo realizado por el autor, bajo la dirección del Dr. Miguel Auge, en el año 1986 y en un área de 1000 km2 (Mapa 1), fue posible establecer el grado de sobreexplotación, a que es sometido el acuífero en el Conurbano Bonaerense, para la provisión de agua potable y para uso industrial.

    Esta situación, no se presenta en el ámbito de Marcos Paz en donde las curvas equipotenciales se presentan indisturbadas. Ello marca, desde el punto de vista hidráulico, una situación promisoria para la explotación del acuífero Puelche en la zona considerada.

    En lo referente a su composición química, el agua contenida en las Arenas Puelches y en el Partido de Marcos Paz es de baja salinidad con tenores salinos de 500 mg/l, los cuales se incrementan hacia las zonas de descarga (Río Matanza).

    La Sección Hipopuelche, es la menos conocida. No existen perforaciones que la atraviesen totalmente. Para la zona considerada la perforación más cercana (Riachuelo Nº5), registró 185 m de Formación Paraná. De ellos los 36 m superiores son netamente arcillosos, por lo tanto de comportamiento acuícludo y los 149 m subyacentes, predominantemente arenosos por ende de comportamiento acuífero. La Formación Olivos se desarrolla entre 243 m y más de 301 m de profundidad (fondo de pozo). Del perfil reconocido, 35 m corresponden a arcillas arenosas por lo que puede asignársele un comportamiento acuitardo. El resto, está integrado por areniscas y arenas arcillosas que apuntan a una condición pobremente acuífera.

    En lo referente al aspecto hidroquímico de esta Sección, el agua contenida en la Fm Paraná presenta, en general, elevada salinidad (más de 5 g/l) siendo del tipo clorurado-sulfatado. Sin embargo, inmediatamente por debajo de la sección arcillosa cuspidal, se presenta un horizonte productivo con una salinidad de 3 g/l, el cual es aprovechado por algunas industrias.

    Por su parte, la Fm Olivos registra un notable incremento en el tenor de cloruros, lo cual deriva en un aumento de la salinidad total, que alcanza a 40 g/l en algunas capas profundas de El Rojo.


    Morfología e Hidrografía


    La zona constituye una llanura de suave pendiente regional hacia el NE. Dentro de éste ámbito de escaso relieve, se destacan 3 formas denominadas "Llanura alta, intermedia y baja" (Sala et al,1972), con pendientes medias de 0,5 ; 2,3 y 0,6 m/km respectivamente. Estas formas condicionan el comportamiento hidrológico tanto superficial como subterráneo. En el aspecto superficial la Llanura alta coincide con las divisorias de aguas, la intermedia con zonas de escurrimiento no encauzado o poco encauzado y la llanura baja con áreas de escurrimiento fluvial o encauzado dominante.

    En lo referente al control sobre la hidrodinámica subterránea, la llanura alta es zona de recarga, la intermedia de conducción y la baja de descarga.

    La red hidrográfica, de diseño predominantemente dendrítico, está representado por dos colectores principales (ríos Matanza y Reconquista) en los que desembocan tributarios menores. En el primero lo hacen los arroyos Morales, Cañuelas, Chacón y Rodríguez. Y, en el Reconquista descargan: La Choza, Durazno y La Horqueta.

    En el ámbito de Marcos Paz se presentan los arroyos El Pantanoso y El Martillo, ambos afluentes del Aº Morales. Las pendientes de dichos arroyos son de 1,1 m/km para el primero y de 0,9 m/km para el segundo. Por su parte el Aº Morales, en dirección a su desembocadura en el río Matanza presenta una pendiente de 0,7 m/km.

    En lo referente a caudales, los registros realizados por la Dirección Provincial de Hidráulica en la Estación de Aforo Autopista Ezeiza (intersección del río Matanza con la Autopista Tte.Gral.Riccieri) para un período de 12 años, arroja un volumen escurrido de 1719 hm3,es decir 143,2 hm3/año. Este volumen escurrido corresponde a la porción superior (1800 km2) de la cuenca del río Matanza, en función de la cual obtenemos un escurrimiento superficial de 79 mm/año, que representa aproximadamente un 8% del precipitado (966 mm/año).


    Hidrodinámica Subterránea


    Como se observa en el [ Mapa 2 ], la divisoria regional de agua subterránea coincide con la divisoria superficial que separa las cuencas de los ríos Matanza y Reconquista. Siendo precisamente, en este ámbito de divisoria y no disturbado en el cual se emplaza Marcos Paz.

    El escurrimiento subterráneo se orienta hacia el NE, con un gradiente hidráulico medio de 0,4 m/km en zona de recarga, creciendo a 0,6 m/km en la zona de descarga preferencial. En los ámbitos sobreexplotados (Morón, San Justo, Gral.San Martín), con grandes conos de depresión, los gradientes hidráulicos son del orden de 10 m/km.

    En el [ Mapa 3 ], mediante curvas con equidistancia entre 2 y 10 m, se representa la profundidad del agua subterránea. Distinguiéndose, las siguientes áreas:

    Menos de 2 m de profundidad. Coinciden principalmente con depresiones topográficas (Llanura baja, planicie de inundación de los arroyos Morales, El Pantanoso, El Martillo, Durazno, Eulalia, La Horqueta y La Choza).

    Entre 2 y 4 m de profundidad. Representa la mayor superficie de la región que no se encuentra alterada por explotación. Correlacionándose (ver mapa 2) con las zonas de recarga de agua subterránea.

    Más de 10 m de profundidad. Se ubica en el ámbito sobreexplotado. En Morón, San Justo son frecuentes profundidades del agua subterránea mayores a 20 m e incluso 30 m. esta circunstancia se debe a que el volumen explotado supera holgadamente al de la recarga natural. La magnitud de los conos de depresión y su posición respecto de algunos fluvios (río Reconquista, entre Moreno y Campo de Mayo) hace que la profundidad del agua subterránea en sus vecindades sea notoriamente superior que la correspondiente a los ámbitos no disturbados.


    Perforación de Explotación


    En el ámbito que nos ocupa la secuencia [ Fig. 1 ] se inicia, con un conjunto de sedimentos limosos, que subyacen al suelo vegetal de 1,5 m de espesor. Se trata de limos areno-arcillosos, que presentan material calcáreo diseminado. Este material calcáreo, en su manifestación más conspicua, alcanza a formar niveles de tosca de 0,2 a 0,5 m de espesor, cabe destacar que la presencia más abundante de carbonatos se detectó en los primeros 22 m, disminuyendo su proporción a partir de dicha profundidad. Desde el punto de vista lito-estratigráfico este conjunto de sedimentos, se conoce bajo la denominación genérica de Sedimentos Pampeanos.

    La base de esta Formación está dada por su miembro arcilloso, el Ensenadense basal o arcilla gris. Esta arcilla, plástica, conforma el piso de los Sedimentos Pampeanos y desde el punto de vista hidrogeológico constituye el techo impermeable de la Formación que suprayace, denominada Fm Puelches o Arenas Puelches.

    La Fm Puelches, se compone de una secuencia de arenas cuarzosas, que alojan al principal acuífero existente en la región, denominado Acuífero Puelche. Como se observa en la Fig. 1, las Arenas Puelches, conforman una secuencia, esencialmente, grano-creciente. Se inicia con una arena fina que pasa progresivamente a una arena mediana y finalmente una arena gruesa, con material sabulítico intercalado.

    La perforación concluyó, al alcanzarse un paquete de arcillas marinas, correspondientes a la Fm Paraná, también conocidas como "Arcillas Verdes", las cuales conforman el piso impermeable del Acuífero Puelche.

    Con posterioridad al entubado, engravado y limpieza de la perforación y con la finalidad de establecer el comportamiento hidráulico del acuífero y el rendimiento del pozo, se llevó a cabo un ensayo de bombeo.

    El ensayo, se realizó a un caudal constante y uniforme de 150 m3/h, midiéndose durante su transcurso los valores de depresión. En la Fig. 1 se presenta la gráfica tiempo - depresión, a los efectos de visualizar la evolución del nivel hidráulico.
    El nivel estático se situó en 9,50 m, verificándose al final de la extracción un nivel dinámico de 25 m; con ello se define una depresión de 15,5 m. A partir de la relación entre el valor de depresión y caudal de bombeo, obtenemos para la perforación un caudal específico de 9,6 m3/h.m.

    La magnitud del caudal específico de la perforación, en relación a la granometría -esencialmente arenas finas a medianas- del acuífero, indica una excelente conexión hidráulica entre los filtros y la formación acuífera, como asimismo corrobora un correcto diseño de la perforación, fundamentalmente en lo referente a la ubicación de los filtros; tamaño de las ranuras y granometría de la grava utilizada.

    En relación a los parámetros hidráulicos del acuífero, la falta de pozo de observación, impidió determinar el coeficiente de almacenamiento. Estableciéndose, el valor del coeficiente de transmisividad en 640 m2/día, según la metodología definida por Jacob.


  • 9 de Julio

    A nivel regional, en la provincia de Buenos Aires, pueden reconocerse dos grandes unidades morfológicas: la llanura, que abarca prácticamente su totalidad, y los sistemas serranos que la interrumpen.

    Los sistemas serranos, de poco desarrollo en extensión y altura, son conocidos como Sistema Austral o de Ventania y Septentrional o de Tandilia. Ambos mantienen un rumbo subparalelo, de orientación general noroeste - sudeste.

    La llanura, de acuerdo con su morfología general,puede dividirse en dos ambientes: el de San Blas y el Pampásico (Sala,1975).

    El ambiente de San Blas o Norpatagónico se sitúa en el sector sur de la provincia. Se trata de una llanura de aspecto mesetiforme, que al norte del río Colorado ensambla transicionalmente con el Pampásico.

    El ambiente Pampásico es el más extenso,toma contacto en la zona austral y bordea a los sistemas serranos. En éste, se distinguen ocho unidades fisiográficas, Sala et al (1983). En una de ellas, denominada Noroeste se ubica el área de estudio y más precisamente en el subambiente hidrológico -contenido en la citada comarca fisiográfica- denominado Rivadavia- Pehuajó- 9 de Julio. Este subambiente penetra al territorio desde La Pampa hasta el río Salado, donde finaliza muy desdibujado cerca de la localidad de Bragado. Se trata de una faja que se extiende a través de 330 km con un ancho de 50 km, estando caracterizada por su fondo plano, de pendiente hacia el ENE a razón de 0.2 m/km.

    Localmente, el gradiente topográfico medio es de 1 m/km hacia el NE, con isohipsas extremas de 80 y 70 m. Suaves lomadas medanosas, de orientación SO-NE interrumpen la monotonía del paisaje, alternando con sectores deprimidos de igual orientación. Estas formas serían según Frengüelli (1956), relictos de una antigua red de drenaje de similar rumbo, generada durante la fase cataclimática (clima lluvioso y frio) y sometida a endicamiento por médanos con el advenimiento de la fase anaclimática (clima seco y cálido).


    Geología


    En este aspecto pueden reconocerse en el área, tanto en superficie como en subsuelo, las siguientes unidades estratigráficas que en orden decreciente de edad son:
    · Basamento (Precámbrico a Paleozoico). Dado que ninguna perforación lo ha alcanzado en el área de estudio, su litología y edad resultan desconocidas. En Huetel, 45 km al SE de la ciudad de 9 de Julio, se atravesaron cuarcitas, probablemente paleozoicas a partir de 214 m de profundidad (Stappenbeck,1926). Basamento cristalino de confirmada edad precámbrica aflora en las Sierras de Tandil y en la República Oriental del Uruguay.
    Para el área de trabajo la profundidad del basamento se estima en menos de 1000 m, a partir de los trabajos publicados por Zambrano (1974) e Yrigoyen (1975).

    · Fm Olivos (Mioceno inferior). Esta Formación es conocida también como Mioceno Rojo o El Rojo (Groeber,1945). Se trata, concretamente, de una secuencia sedimentaria continental constituida por arenas y arcillas, de coloración pardo-rojiza, con altos porcentajes de yeso y anhidrita. Regionalmente existe un marcado carácter psamítico en su sección inferior y dominantemente pelítico en la superior.
    En la zona de Huetel, donde alcanza 88 m de espesor y suprayace discordantemente a cuarcitas paleozoicas, se manifiesta una elevación en forma de dorsal, que representaría la prolongación noroccidental subsuperficial de las Sierras Septentrionales, que posiblemente haya actuado como divisoria de cuenca hasta el Mioceno superior (Hernández,et al.1979).
    Una perforación ejecutada por DOSBA en la localidad de 9 de Julio, interesó esta unidad entre 216.7 y 222 m (fondo de pozo), lo que impide conocer su espesor y la presencia de otras unidades estratigráficas que pudieran existir entre ella y el basamento.

    · Fm Paraná (Mioceno medio-superior). A partir del Oligoceno superior, en el área exterior de la Cuenca del Salado comienza a insinuarse un nuevo avance marino, que como el anterior maastrichtiano-paleoceno, vuelve a transgredir profundamente en el ámbito de la Llanura Chaco-Pampeana y Cuencas del Salado y Colorado. Su expansión fue de tal magnitud que, con excepción del área que va desde el faldeo norte de Tandilia hasta el borde sur de Ventania -que permaneció como "tierra firme"por encima de las aguas- el resto de la provincia fue cubierta por el mar Paraniano que depositó sus sedimentos hasta un máximo de 815 m en la Cuenca del Salado (Yrigoyen, op cit.).
    Esta Formación, también denominada Mioceno Verde o El Verde (Groeber, op cit.), comprende una secuencia marina de arcillas y arenas arcillosas, de coloración verde-azulada, con niveles calcáreos y fosilíferos. Regionalmente, las arcillas conforman el techo de la Formación y las arenas su base. Su relación con las formaciones infra y suprayacentes, es discordante. La perforación precedentemente citada localizó esta unidad entre 145,6 y 216,7m.

    · Araucano (Plioceno). Fue denominado de esta manera por Rovereto (1914). Está constituido por limos arcillosos, en parte arenosos, de tonalidad parda, razón por la cual es también conocido como "Arcillas Pardas".
    Su diferenciación del Pampeano suprayacente es dificultosa, sobre todo en perforaciones. Hacia el este engrana lateralmente con las arenas fluviales de la Fm. Puelches; dicho cambio litofacial seguiría una línea que, con rumbo NO-SE, pasa entre las localidades de 9 de Julio y Bragado. En esta última localidad las Arenas Puelches fueron alcanzadas a 111 m de profundidad, con un espesor de 49 m.
    El Araucano se dispone discordantemente sobre la Fm.Paraná, registrando en 9 de Julio un espesor de 75 m.

    · Pampeano (Pleistoceno). Comprende a la sucesión de limos arenosos algo arcillosos, de color pardo, a los que genéricamente se los ha denominado loess y que suprayacen al Araucano.
    La composición mineralógica del Pampeano es del tipo volcánico-piroclástico, caracterizándose por presentar vidrio volcánico y carbonato de calcio en forma de nódulos o estratiforme (tosca).
    Los Sedimentos pampeanos, forma en que también se denomina al pampeano, tuvieron un transporte y acumulación derivados principalmente de la acción eólica.
    Esta unidad, reviste una gran importancia hidrogeológica ya que contiene al acuífero en explotación y fue identificado en todas las perforaciones ejecutadas en la zona, con un espesor promedio de 70 m.

    · Postpampeano (Holoceno). Comprende el conjunto de limos arenosos y arcillosos, de origen eólico y lacustre acumulados posteriormente al Pampeano.
    De origen eólico son las arenas limosas, sueltas, de color pardo rojizo, correspondientes a la Fm Junín (De Salvo et al.1969). Esta Formación fue denominada originalmente "Médano Invasor" (Tapia,1935) y también se la conoce como Fm La Postrera (Fidalgo et al,1973). Esta Formación ocupa los altos topográficos, conformando acumulaciones medanosas con desniveles de hasta 5 m.
    De origen lacustre son los limos areno-arcillosos, de coloración gris verdosa, correspondientes a la Fm Luján (Frengüelli,1950),que se emplazan en las depresiones topográficas.


    Hidrogeología y abastecimiento


    Como fuera mencionado anteriormente, el acuífero captado es aquel alojado en los denominados Sedimentos Pampeanos, que alcanzan un espesor de 70 m. Sin embargo no todo ese espesor contiene agua dulce, ya que el acuífero aquí presente no es de tipo mantiforme, sino lentiforme y evidencia un pronunciado proceso de enriquecimiento salino tanto en forma horizontal como vertical. Esto pudo ser contatado, tanto a partir de perforaciones ejecutadas en la zona, como de varias campañas de prospección geofísica realizadas. En la [ Fig. 1 ] , se puede observar un perfil geoeléctrico donde se muestra la zonación química existente.

    La Lente de 9 de Julio es, el acuífero lentiforme de mayor expresión areal existente en el noroeste de la provincia de Buenos Aires. De esta lente, no sólo se abastece la ciudad de 9 de Julio, mediante una batería de 14 perforaciones; sino también las ciudades de French, Carlos Casares y Pehuajó, mediante una batería de 18 pozos que alimentan un acueducto de ø700 mm y 100 km de longitud [ Fig. 2 ].


  • La Plata

    La ciudad de La Plata fundada en el año 1882, fue la primer ciudad importante de la República Argentina en abastecerse exclusivamente con agua subterránea, hecho que aconteció en 1885.

    En la actualidad, la ciudad cuenta con más de 100 perforaciones (distribuidas en el ejido urbano y sus alrededores, [ Mapa adjunto ], que aportan aproximadamente la mitad del caudal suministrado anualmente (50 Hm3).

    El acuífero captado es el alojado en las Arenas Puelches o Fm. Puelche [ Figura adjunta ]. El caudal de los pozos se ubica entre 60 y 100 m3/h y su caudal específico entre 8 y 12 m3/h.m.

    El mantenimiento de una baja salinidad, a pesar de la intensa explotación a que ha sido sometido el acuífero Puelche en este ámbito, es una característica para expresar su potencialidad. De manera análoga, la importante contaminación por nitratos, verificada en muchas de las perforaciones de abastecimiento, expresan su grado de vulnerabilidad.


  • Arribeños

    La localidad de Arribeños se ubica en el ámbito de la provincia de Buenos Aires denominado, desde el punto de vista fisiográfico, Región Noroeste. Esta región se caracteriza, hidrogeológicamente, por presentar como acuífero principal a aquel alojado en los Sedimentos Pampeanos. Este acuífero observa, en el aspecto hidráulico, un comportamiento libre, con una recarga de origen meteórico, la cual se produce in situ, a partir de la infiltración de los excesos pluviométricos.

    El tipo de recarga, sumado a la morfología del área y permeabilidad de los depósitos, permite inferir un escurrimiento subterráneo local, desde los altos topográficos hacia los cursos principales (Aº Piñeyro y Salado). En el [ Mapa 1 ] se han trazado, con una equidistancia de 2,5 m, las distintas curvas de nivel que pueden diferenciarse en el ámbito de estudio y cuya altitud está referida al nivel del mar. Se presenta un alto principal, representado por la curva de 90 m y, a partir de este sector, y en forma lateral la altitud decrece, observando en relación a los cursos principales sus menores valores.

    Cabe destacar, que esta descripción es homologable a la dinámica del agua subterránea, la cual tiene su reflejo en la presencia de agua de baja salinidad, en coincidencia con el sector de divisorias entre las cuencas; mientras que, resulta notable el proceso de enriquecimiento salino que experimenta el agua subterránea en el ámbito de la planicie de inundación de los arroyos (principalmente del Aº Salado), producto de un movimiento subterráneo extremadamente lento, que implica un prolongado tiempo de contacto agua-sedimento, generando ello el proceso indicado.

    En lo referente al comportamiento químico del agua subterránea, la salinidad [ Mapa 2 ] presenta valores muy uniformes y aceptables en toda el área, ubicándose los mismos predominantemente por debajo de 1000 µS/cm (aprox. 640 mg/l). La excepción a esto, se vincula a las planicies de inundación de los arroyos, en donde se ha constatado, para el agua superficial del Aº Salado, una salinidad de 7760 µS/cm, lo cual implica un valor muy superior para el agua subterránea.

    Para establecer la evolución, en el área de estudio, del espesor de agua dulce, se llevó a cabo una prospección geofísica, mediante la ejecución de sondeos eléctricos verticales (SEV).

    Los SEV fueron distribuidos, de manera tal, de obtener una configuración representativa del área de estudio. Cada SEV interpretado generó un corte geoeléctrico, los cuales tuvieron una interpretación hidrogeológica [ Fig. 1 ], [ Fig. 2 ] y [ Fig. 3 ].

    Finalmente, a partir del tratamiento de la información proporcionada por cada SEV, pudo establecerse la evolución del espesor saturado con agua dulce.


  • Ayacucho

    Este ámbito conforma, desde el punto de vista hidrogeológico aplicado, una zona de vital importancia para el abastecimiento público; ya que de la misma no sólo se abastece la localidad de Ayacucho -cabecera del Partido homónimo-, sino también las localidades cabeceras de los Partidos de Maipú, Gral. Guido y Dolores.

    El acuífero explotado, de características libre, es el alojado en los Sedimentos Pampeanos.

    La recarga del agua subterránea, se produce tanto de manera alóctona, por los aportes del Sistema de Tandilia; como en forma autóctona, por la infiltración de los excesos pluviométricos. La precipitación anual promedio, se ubica en los 1000 mm.

    Hasta el año 2000, el abastecimiento al acueducto Ayacucho-Maipú-Dolores, se efectuaba a través de 8 perforaciones de una profundidad entre 80 y 100 m y caudal promedio de 80 m3/h. Estos pozos [ Plano adjunto ], ejecutados en el año 1950, bombean a una cisterna de 10.000 m3. Desde allí y por gravedad, se inyecta un caudal de 500 m3/h en el acueducto Ø550 mm.

    Se estima que, el caudal antes mencionado, se consume de la siguiente manera: localidad de Labardén: 25 m3/h; localidad de Maipú: 142 m3/h; localidad de Grl. Guido: 33 m3/h y localidad de Dolores: 300 m3/h.

    En el aspecto químico, el residuo seco promedio de las perforaciones de explotación, se ubica en 600 mg/l [ Planilla adjunta ].


  • Grl. Madariaga

    La localidad de Gral. Madariaga disponía, hasta el año 1999, de 12 perforaciones. Estos pozos, con una profundidad promedio de 20 m y caudal de 12 m3/h, abastecen a esta localidad de de 16.000 habitantes.

    En el año 2000, se ejecutaron 3 nuevas perforaciones (13, 14 y 15) y se reemplazó una existente (Pozo Nº5).

    En el [ Plano adjunto ] se puede observar la distribución de las perforaciones de abastecimiento y en la [ Planilla adjunta ], se presentan algunas características químicas de estos pozos.

  • Grl. La Madrid

    La localidad de Gral. La Madrid, con 8.000 habitantes disponía, hasta el año 2000, para su abastecimiento de 6 perforaciones.

    En el [ Mapa 1 ] se puede observar la distribución de estas perforaciones de abastecimiento y en la [ Planilla adjunta ], se presentan algunas características químicas de estos pozos.

    Un aspecto a resaltar de la zona, está dado por su geología, ya que es factible detectar, mediante geofísica, el Basamento Cristalino representado en la [ Fig 1 ] por valores de resistividad superiores a 170 Ohms.m.

  • Salliqueló

    La región se ubica en la zona oriental de la cuenca de Macachín, que abarca el este de la Provincia de La Pampa y el oeste de Buenos Aires. Específicamente en la zona no se han localizado antecedentes acerca de perforaciones profundas que permitan reconocer la totalidad de la secuencia sedimentaria. Las características regionales establecidas para la cuenca de Macachín brindan una idea de las condiciones geológicas reinantes. Es posible reconocer el basamento (precámbrico) y unidades geológicas de origen sedimentario.

    El basamento incluye rocas graníticas y gnéisicas del Precámbrico y cuarcitas del Paleozoico inferiores, estimándose su yacencia en el área a 650m de profundidad (Auge et al, 1994).

    La secuencia sedimentaria comprende a la Formación Arata constituida por areniscas finas a medianas gris rojizas y violáceas del Cretácico inferior, no existiendo seguridad de su existencia en el ámbito estudiado. Por encima se encuentra la Formación Abramo, de edad Cretácico superior al Terciario inferior y un espesor del orden de 200m. Está conformada por dos secciones, una inferior integrada por limolitas arenosas rojas, y una sección superior donde predominan areniscas arcillosas hasta conglomerádicas, de carácter acuífero con aguas de alta salinidad.

    La columna estratigráfica continúa hacia arriba con la Formación Macachín, de origen marino, de color verdoso. Su edad corresponde al Mioceno y está compuesta por areniscas y arcilitas con abundantes calcáreos, siendo su espesor de aproximadamente 200 m.

    Por encima se ubican los Sedimentos Araucanos constituidos por areniscas arcillosas, castaño claras. Su espesor en zonas vecinas oscila entre 65 y 110 m, y pertenece al Plioceno. Se trata de un acuífero de baja productividad y muestra un elevado contenido salino, que se incrementa en profundidad.

    Se encuentran cubriendo a la sedimentos descriptos, los Sedimentos Pampeanos, que está integrado principalmente por limos, y en forma subordinada por arenas y arcillas de color castaño rojizo, presentando con frecuencia concreciones o bancos calcáreo. Corresponde al Pleistoceno y el espesor en la zona es de alrededor de 60 m. Constituye un acuífero de mediana productividad.

    Suprayacen a los depósitos Pampeanos, los denominados Postpampeanos. Estos, que cubren gran parte de ámbito analizado, están representado por arenas limosas y limos arenosos de origen eólico, con espesores que pueden superar a los 20 m en las lomadas y ser inferiores a 5 m en los bajos topográficos.

    Desde un punto de vista hidrogeológico el mayor interés recae sobre las unidades Pampeano y Postpampeano, a partir de los cuales se realiza el abastecimiento de agua potable a Salliqueló y a su vez es la fuente para usos rurales, domésticos, riego en la zona.

    La evolución del espesor de agua dulce, en el área, puede en forma esquemática mostrarse a través del perfil geoeléctrico de la [ Fig 1 ] Este perfil de 15 km de extensión y que atraviesa la localidad, permite visualizar el acuñamiento del espesor de agua dulce hacia la periferia de la lente y, su espesamiento en la parte central de la misma.

    Las perforaciones del servicio sanitario, tienen aproximadamente 30 m de profundidad y un caudal promedio de 20 m3/h. En la [ Planilla 1 ], pueden observarse algunas características de la sedimentología de subsuelo y, en la [ Planilla 2 ], se presentan algunas particularidades químicas de dichas perforaciones.


  • Suipacha

    Fisiográficamente, la región está incluida en la denominada por Frengüelli Pampa Ondulada, caracterizada por un relieve suavemente ondulado, recortado por arroyos y ríos.

    El área de estudio se desarrolla entre cotas 47,5 msnm (metros sobre el nivel del mar) y 40 msnm. La pendiente topográfica no supera el 1% y se diferencian distintas divisorias de aguas superficiales, vinculadas a las cuencas de los arroyos existentes.

    Los principales fluvios son el A° del Durazno y Cardozo, los cuales marchan juntos un trecho hasta unirse con el A° Los Leones y marcar el inicio del Río Luján.

    El clima del área puede definirse, siguiendo a Tornthwaite, como sub-húmedo húmedo. La precipitación media anula modular alcanza 1000 mm y el valor de infiltración se estima en un 15% del precipitado (150 mm/año).

    Desde el punto de vista hidrogeológico pueden distinguirse en el subsuelo del Partido de Suipacha dos acuíferos principales: uno superior alojado en los Sedimentos Pampeanos y de características libre y otro inferior, contenido en las Arenas Puelches y de comportamiento hidráulico semiconfinado. Estos dos acuíferos se encuentran separados por un nivel arcilloso.

    El acuífero superior, observa una concentración importante de arsénico. En la [ Fig 1 ], se muestra el perfil sedimentológico que es factible hallar en el subsuelo de Suipacha y los resultados (hidráulicos y químicos) de una perforación allí ejecutada.

    Respecto al acuífero inferior (Puelche), observa mínimos tenores de arsénico, flúor y nitratos. En contraposición a ello, y en esta locación presenta una salinidad importante, consecuencia de la ubicación de la localidad en el sector periférico de la Fm. Puelches. En la [ Fig 2 ], se muestra la litología, calidad química y funcionamiento hidráulico del acuífero.


  • Trenque Lauquen

    En el sector norte de esta localidad, se desarrolla un acuífero lentiforme. Dicho acuífero constituye, por su extensión areal y potencialidad, una lente secundaria.

    La lente se desarrolla en una superficie de 1000 Ha [ Mapa 1 ] y de acuerdo a la prospección geofísica realizada presenta espesores variables entre su parte central y periferia [ Fig 1 ] de más de 30 m en su parte central y menos de 10 m en su periferia.

    Con relación a las características estratigráficas de subsuelo, calidad química del agua subterránea y rendimiento del acuífero, las mismas pueden ser resumidas a través de la [ Fig 2 ].


A partir del año 2004, se comenzó a trabajar, también, en la digitalización de las redes de agua, cloaca y gas. A través de un software específico, se confeccionan planos inteligentes que permiten ser tomados posteriormente, por el Sistema de Información Georeferenciado (GIS).

En primer lugar, se elabora el mapa base georeferenciado de la localidad. A esta base, se le agrega la información catastral, o sea las parcelas comprendidas en cada manzana.

En segundo término, se procede a la digitalización de las redes de agua, cloaca y gas. Esto significa, que podrá conocerse con precisión la distancia, respecto de la línea municipal, de cualquiera de las redes digitalizadas, profundidad a la que se encuentra, tipo de material conque está construida y estado en que se halla, operatividad de las válvulas de red, etc.

La tercera etapa, del trabajo de digitalización, está dada por la elaboración de las distintas bases de datos. Para ello, se toma como unidad de trabajo la parcela y, las bases de datos que se elaborarán, podrán incluir toda aquella información que –respecto de la parcela- se desee volcar. Por ej.: superficie total de la parcela; superficie edificada; consumo de agua; consumo de gas; estado de deuda (respecto al servicio de agua, servicio de cloaca, servicio de gas, impuesto municipal, etc.).